¡Por fin! Ha llegado la navidad a casa

Si tengo que escoger la época del año que más me gusta, es ésta, la Navidad. Me gustan las luces navideñas de la calle, escuchar villancicos al pasar por delante de alguna tienda, los anuncios de turrón de la tele, las películas navideñas de los sábados y domingos después de comer (cosa que ahora es imposible ver una tranquilamente con una mantita en el sofá…), me gustan las comidas en familia, ir a comprar los regalos con mi padre (me vuelvo cada año loca pensando los regalos que yo hago, los que hace mi padre y los que hace de mi madre -somos una de esas familias que nos regalamos todos a todos y celebramos todo lo que se puede celebrar…)… en definitiva, que soy una friki de la navidad, y, si te gusta esta época y encima tienes niños la locura ya es completa. Son las primeras navidades de álex y vera este año empieza a enterarse más de las cosas, serán unas navidades muy especiales.

Así que después de una semana agobiando a mi querido maridito de cuando íbamos a montar el árbol y el pesebre, llegó el gran día. Después de acabar de comer, vera y yo nos pusimos a hacer los preparativos. Primero teníamos que personalizar algunas bolas del árbol, así que preparé en la mesa todo el material, pinturas de manos, ojos para enganchar en las bolas, fieltro…

Éste es el resultado…

la foto 1la foto 2 la foto 3 la foto 4 la foto 5

belen_vera

 

 

 

 

 

Son las terceras navidades con vera, las primeras ella era muy pequeñita, como ahora álex, sólo tenía 3 meses, y estábamos en plena mudanza de piso, así que no hicimos ni belén ni árbol, el año pasado sólo hicimos un mini belén y este año nos propusimos hacer un belén más grande, con más personajes (lo único que, menos mal, pensamos en no poner musgo para no correr el peligro de que se lo metiera en la boca o tener musgo por todos los rincones de casa). Así que al ponernos con el belén teníamos que pensar como hacerlo, mientras el pequeño terremoto de vera jugaba con los muñecos y destrozaba en un segundo lo que con mucho esmero y cuidado habíamos montado. El belén se ha convertido en una mini ciudad para jugar, saca los muñecos, pone coches, se meten en el río… pero, al fin y al cabo, lo montamos para ella, y si ella quiere jugar en él, pues… a jugar!

belen

ANTES DE VERA…

belen_destruido

DESPUÉS DE VERA (las piedras están enganchadas por eso todas están en su sitio ;P )

Deja tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s