Bocadillo de mamá. ¡A dormir!

Llega la hora de irse a dormir, con uno es relativamente fácil pero con dos se empieza a complicar el tema… Pero por fin he encontrado la fórmula mágica, ¡bocadillo de mamá!!

Cada uno educa a sus hijos de la mejor manera que sabe, yo soy de rutinas. A partir de las 7, en casa seguimos la misma rutina cada día… a esa hora me pongo a hacer la cena mientras vera juega en la mesa de la cocina, a plastilina, un dibujo, mirar un libro… àlex puede que esté en su hamaca en el comedor o en la cocina con nosotras, dependiendo si duerme o no… Sobre las 7.30 vera empieza a cenar… la hora en la que acaba es siempre un misterio pero normalmente nos vamos para el comedor sobre las 8-8.15, vemos un ratito la tele o miramos un libro y hacia los 8.30 a domir!! Y… ¡empieza el show!

Hasta hace poco, lo que hacía, era subir con vera a la habitación (vivimos en un dúplex) si se había quedado mi madre o mi hermano a ayudarme no había problema porque ellos se quedaban con el peque y yo llevaba a dormir a vera (mi querido maridito a estas horas normalmente no está en casa, está trabajando); pero cuando me encontraba sola me pasaba como una hora subiendo y bajando las escaleras, cuando estaba con uno me reclamaba el otro y encima lo despertaba y así podíamos pasarnos más de una hora… ¡era agotador!

IMG_5578Pero desde hace unos días hemos encontrado nuestra fórmula mágica, y es que nos vamos los 3 a la cama de los papis, vera encantada de ir a dormir con mama y con el ‘bebé’ (incluso, últimamente es ella quien me dice de irnos para arriba) y allí es donde aparece el bocadillo de mamá… yo en el medio, de lado, delante mío está àlex mientras le doy el pecho tumbada y enganchada a mi espalda, mi preciosa niña, mientras me acaricia el pelo (le encanta acariciarme el pelo mientras se duerme… bueno lo de acariciar es un decir, ya que me da estirones, me tira de él… ¡pero yo por mi niña lo que sea!! jejeje). Con una mano cojo la pequeña manita de mi niño de 3 meses y con la otra la de mi niña… Muchas veces vera me reclama que la mire, así que intento girar al máximo la cabeza hacia atrás sin que àlex se desenganche del pecho… todo un ejercicio de contorsionismo… parece incómodo y tal vez lo sea pero os aseguro que es un nuevo momento mágico de los que tiene mi día a día… la casa está completamente en silencio, estamos a oscuras y siento a mis niños cerca, hay paz, tengo sus manos cogidas… es mágico cuando noto que se están durmiendo, que se quedan relajados a mi lado… No negaré que hay días que tengo que contar hasta 10… o hasta 100… porque vera se mueve, dice algo y despierta a àlex, o él se queja y despierta a vera, pero son sólo unos minutos, creo que para ellos también es un momento bonito y se relajan rápido…

Cuando ya se han dormido, pongo a àlex en su cunita de nuestra habitación (duerme en una cuna que se llama de ‘colecho’, está enganchada a nuestra cama al mismo nivel, así siempre está cerca de mí) y a vera depende del día la llevo a su cama o la dejo un rato más en la nuestra, enciendo la cámara vigila-bebés y me vuelvo para abajo, para poder cenar tranquilamente y hacer mis cosas, coser, escribir mi blog… el momento de sílvia… hasta que oigo una de sus voces y vuelvo a ser mamá, dejándolo todo y corriendo hacia ellos a ver que les pasa… Hubo un día que vera seguía dormida en nuestra cama, àlex empezó a rundinar y yo lo veía por la cámara de vigila-bebés y ví como se despertó vera, ella se acercó con cuidado a él, le hizo una caricia en la cara y le cogió la mano, los dos se volvieron a quedar dormidos, subí a la habitación y seguían cogidos de la mano… me quedé un rato mirándolos, emocionada, estaban dormiditos cogidos de la mano, sonreí y me fui en silencio con esa imagen gravada en mi mente para siempre.

No sé si haciendo el bocadillo de mamá es un buen método para dormir, puede que les esté malacostumbrando o quizás ellos a mí, porque seguro que se cansaran ellos antes de ésto que yo… cuando tengan 18 años no querrán hacerlo y yo estoy convencida que lo echaré de menos. Así que me para nosotros ahora mismo es uno de los mejores momentos del día, y espero que ellos lo recuerden con el mismo cariño que yo.

2 comentarios en “Bocadillo de mamá. ¡A dormir!

  1. tenemos unas rutinas muy similares, solo que nosotras cenamos antes, pero wen se sienta también en la mesa de la cocina bien a hacer sus cosas bien se pone a ayudarme a cocinar.
    cada uno hace lo que màs fàcil se le haga en su ritmo de vida y le permita descansar màs (sobre todo!!! por que con alex màs vera no tiene que ser fàcil…), y como dices a los 18 no querràn dormir con sus padres. mi nena duerme con nosotros y yo soy tb en medio del bokata, hay veces que ella “lucha” a través de las almohadas para llegar a su padre y yo ahî definitivamente me veo expulsada de la cama 🙂

    Me gusta

  2. Me parece súper interesante lo que cuentas. Al final lo que funciona es lo que vale, porque la teoría puede ser perfecta pero la práctica es lo que se vive a diario.
    Aprovecho para decirte que te hemos nominado al Premio Liebster así que te invitamos a que te pases por nuestro último post para saber qué pasos seguir para hacer público el reconocimiento. ¡Nos encanta tu blog!

    Me gusta

Deja tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s