De excursión: de Riells del Fai a Sant Miquel del Fai

Hace unos días hicimos una excursión familiar con unos amigos. Los peques, dos campeones, lideraban la excursión, ilusionados caminaron toda la subida admirando el maravilloso paisaje, una excursión bonita y fácil, muy recomendable.

Fue una bonita excursión de 2 horas y media, a ritmo tranquilo, con vistas preciosas de cascadas hasta llegar al Monasterio de Sant Miquel del Fai, y es que no hace falta irte muy lejos para disfrutar de auténticas maravillas de la naturaleza, y esta zona muy cerquita de Barcelona nos ha dejado enamorados. Sus piedras de color rojizo, sus casacadas impresionantes, un monasterio en medio de la montaña con difícil acceso que se construyó en el s.XV, un entorno INCREÍBLE.

A mi madre siempre le gusta explicarme la historia de que cuando mis padres eran novios, ella no le dejaba que le cogiera la mano (cosas de la época jejeje), se fueron con unos amigos a hacer una excursión a Sant Miquel del Fai. Mi padre, caballeroso, le ofrecía la mano para que no se cayera durante la excursión, mi madre, muy modosita ella, no se la daba… hasta que se cayó en un charco, mi padre le ofreció la mano para ayudarla, ella se la dio y él ya no se la soltó…

La ruta

Nuestra ruta empieza en Riells del Fai, en el Vallés Oriental, a los pies de els Cingles de Bertí y del monasterio de Sant Miquel del Fai, en la cabecera de la Vall del Tenes.

Allí, aparcamos nuestro coche y empezamos nuestra aventura por un pequeño camino, escondido entre las casas, una señal nos indica que entramos en el Espacio Natural de Riells del Fai.

El camino es amplio y de tierra, perfecto para que los peques puedan ir a sus anchas, correr, coger flores… En todas las excursiones que hacemos, Àlex siempre lleva gorra y la usa para ir recogiendo flores.

Poco a poco empezamos a ascender por un camino artificial de piedra hasta llegar a un punto más alto con suelo de roca rojiza, con unas vistas preciosas del valle, y a lo lejos empezamos a ver el monasterio y las preciosas cascadas.

Seguimos el camino hacia el Monasterio, y aunque se estrecha y hay más piedras, los peques pueden ir tranquilamente, en algún tramo hay unos escalones de piedra pero será para ellos todo un reto poder subir

Continuamos hasta llegar a un mirador donde se pueden admirar las cascadas. Y ya nos encontramos al lado del monasterio.

El último tramo del camino hasta llegar a Sant Miquel del Fai fue el más divertido para los peques, había un pequeño riachuelo de agua de una fuente que llega hasta el monasterio, hicieron barcos de hojas y las seguían corriendo y haciendo carreras entre ellas.

No pudimos visitar el monasterio porque cuando fuimos estaba cerrado por restauración. Así que otro día volveremos para completar la excursión.

En el descenso fue el único momento que llevamos a los peques un rato a caballito pero sólo el tramo con más pendiente, y es que bajar en principio no cansa tanto pero es más fácil caerse. La vuelta la hicimos por el mismo camino de subida.

¿DÓNDE IR A COMER?

Después de 2 horas y media de excursión, necesitábamos reponer fuerzas y comimos en un restaurante que ya teníamos reservado en Riells del Fai y que OS RECOMIENDO, y aunque no vayáis a hacer la excursión si alguna vez estáis por esta zona y queréis comer BIEN a buen precio tenéis que ir a ‘La Sala de Can Sabater‘, muy amables y atentos y con menú infantil y tronas (cosa que los padres agradecemos mucho).

En esta zona se pueden hacer muchas rutas, hay unos lagos donde bañarse o otra ruta que pasas por debajo de las cascadas.

IMG_3881

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.