Un buzón con una caja de zapatos. Un resultado inesperado.

Desde hace un tiempo estoy en una ‘tribu’ en el mundo digital, #losinventosdemama (podéis buscarlo en Instagram como @losinventosdemama). Hace unos días cumplió 1 año y por ello teníamos que crear algo con una caja de zapatos.

Nosotros hemos hecho un buzón. Y lo que pensaba que seria una ‘manualidad más’ ha creado una unión preciosa entre àlex y vera… y os cuento el porque… pero primero la manualidad.

Convertir la caja de zapatos en un buzón

Manualidad muy fácil… súper fácil, podéis decorar la caja de mil maneras y luego simplemente hay que hacer el agujero por donde tengan que introducir la carta. Fácil ¿verdad?

CONSEJO: hacer fino el agujero para las cartas, por varios motivos…

  • Primero es para que no sea tán fácil introducir la carta y tengan que pasarlo por el espacio mínimo (así practican la motricidad fina)
  • Segundo, porque la idea del buzón es poner cartas, no juguetes, muñecos, coches… sólo cartas.

¿Para qué sirve el buzón?

Pues como todos los buzones, para poner cartas, dibujos, tener la sorpresa de abrir el buzón y encontrar un sobre… ¿no os gusta cuando abrís el buzón y hay una carta?, pero no de facturas, alguien que te envía una postal, una felicitación de navidad, una invitación… una costumbre que con todo el mundo online lo estamos perdiendo.

Manualidad fácil. Buzón con caja de zapatos

¿Qué pasó en casa con esta manualidad?

Vera y Àlex estaban emocionados con los buzones. Cuando ya los acabamos buscamos un sitio en la habitación donde colgarlos. Finalmente el lugar escogido por ellos era en la puerta.

La primera sorpresa me la llevé que una vez colgados se fueron corriendo a buscar un papel y me pidieron un sobre. En sitios separados se sentaron para hacer un dibujo a su hermano. Vera me dijo (mama que no se entere Àlex que le estoy haciendo una carta). Una vez acabada la pusieron en el buzón del otro. Emoción absoluta. Les dije que no lo podían abrir hasta irse a dormir. Ese día bien pronto querían irse a la cama… ¿por qué sería?

La cara de los peques al ver la carta fue emocionante, Àlex había hecho un dibujo para Vera lleno de pegatinas animales, Vera había dibujado a su hermano y le había escrito cuanto le quería. Precioso.

Pero el juego continuó y continúa… y es que de tanto en tanto alguno me pide un sobre, me lo dice bajito para que el otro no se entere. Y le deja una carta en su buzón. Al irse a dormir se recuerdan de abrir el buzón. A veces sólo tiene uno, pero no pasa nada, creo que les hace más felices hacer la sorpresa a su hermano que recibir.

En un principio yo iba a participar en el juego, pero viendo la bonita unión que dos buzones han creado entre dos hermanos me he mantenido al margen.

Es lo más bonito de las manualidades, crear algo con ellos es especial pero conseguir que se convierta en una experiencia lo enriquece todo más. A veces las cosas sencillas son las más bonitas.

Os animo a hacer un buzón, si no tiene hermanos crear uno para los padres y otro para el peque. Será igual de emocionante.

Un comentario en “Un buzón con una caja de zapatos. Un resultado inesperado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.