Cómo pintar con crayones derretidos

No sé ni cuanto tiempo hace que tenía pendiente hacer esta actividad. La había visto en Pinterest, pero nunca había encontrado tiempo y el momento para hacerla. Pero esta vez, en la tribu losinventosdemama teníamos un nuevo reto, crear algo con la temática del arco iris, y ni me lo pensé, tenía que hacerlo, teníamos que hacer un cuadro con crayones derretidos.

Pintar con crayones derretidos

Material

  • Lienzo o base de madera
  • Crayones
  • Secador
  • Celo de doble cara y silicona líquida

Importante: probé con pastidecor y no conseguí que se derritiera (a lo mejor con más tiempo si que se hubiera derretido, no lo sé) así que lo ideal son los colores tipo crayones, nosotros tenemos éstos de Amazon

Hemos hecho dos versiones, versión infantil y versión adulta (no me pude resistir a hacer yo uno jejeje).

Versión infantil

En este caso sólo usamos 5 colores y un soporte más pequeño y de madera, para que ellos pudieran manejarlo sin problemas.

Nosotros usamos para enganchar, los colores, celo de doble cara, así ellos los podían colocar sin problemas, luego yo les puse un poco de silicona líquida para que se aguantaran bien.

Una vez colocados los colores, hay que poner el secador y dejar que el calor actúe, hay que ir con cuidado con la velocidad del secador y los movimientos porque si no sale disparada la pintura. En el caso de ellos les puse la potencia mínima.

Los peques se lo pasaron genial y se quedaron muy sorprendidos al ver que se derretían los colores… ¡y están súper orgullosos de sus obras de arte!

Versión adulta

En esta versión use muchos colores y un gran lienzo blanco.

Lo más complicado es el orden de los colores, es lo más entretenido pero hay que hacerlo bien para que luego queden los colores ordenados.
He hecho dos filas de colores… ¿sabéis para qué? pues para al acabar retirar los colores gastados y poner los nuevos para que quedará más limpio, os lo recomiendo.
En cada fila cada color está repetido dos veces, así que antes de nada aseguraros de tener de cada color 4 iguales (o 2 si no lo hacéis con repetición).

El proceso es el mismo, primero enganchar los colores, en este caso los primeros sólo los aguanté con celo de doble cara para después poder retirarlos fácilmente, en la segunda tanda si que puse la silicona líquida para que aguanten mejor.

Una vez tenemos todos los colores en su sitio, colocaremos el lienzo en vertical  e iremos pasando con mucho cuidado el secador (aquí usé la máxima potencia), poner algo alrededor ya que saltan gotas de pintura, no obstante si os cae en el suelo, lo mejor es dejarlo secar y luego con una raqueta sale fácilmente.

Y éste ha sido el resultado:

Así luce en nuestro rincón de lectura del comedor:

Pintar con crayones derretidos

Un detalle, yo coloqué todos los colores que se viera el nombre del color y todos alineados.

Pintar con crayones derretidos

También podéis tapar con cinta algunas zonas del lienzo y una vez seco retirarlo y seguro que queda un efecto muy chulo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.